Miércoles 19 de Diciembre de 2018 • Buenos Aires, Argentina
EVENTOS INFO. PRODUCTOS IDEAS & CONSEJOS LINKS INTERES GALERIAS
Banner encabezado

IMPRIMIR

Digamos basta a las discusiones donde se argumentan pareceres!!!

Hay en el día un sinfín de resoluciones que pueden dar paso a la más variada acuarela de opiniones. “…Que a mi me parece esto, que a mi me parece aquello….”. Son claramente pequeños, o a veces no tanto, intercambios subjetivos de sentencias, que aunque no estén cargados de malas intenciones, se tiñen de pasiones que, incluso a veces, logran paralizar la buena toma de decisiones, produciendo además, una puja que logra distanciar a quienes debieran enriquecerse con la diversidad.

Hay en el día un sinfín de resoluciones que pueden dar paso a la más variada acuarela de opiniones. “…Que a mi me parece esto, que a mi me parece aquello….”. Son claramente pequeños, o a veces no tanto, intercambios subjetivos de sentencias, que aunque no estén cargados de malas intenciones, se tiñen de pasiones que, incluso a veces, logran paralizar la buena toma de decisiones, produciendo además, una puja que logra distanciar a quienes debieran enriquecerse con la diversidad.

Dicho de otra forma, los que tenemos que tomar decisiones, en ocasiones, peleamos por que nuestra opinión esté por encima de otra sin otra argumentación que simples “pareceres”.

Sin perder la pasión, esa que nos lleva adelante todos los días a pesar de todo, estoy convencido que, en primer lugar, debemos agradecer la diversidad en el pensamiento en nuestro comercio, aceptando y proclamando la riqueza de saber que nos alimentan distintos puntos de visitas que, por supuesto, están comprometidos con el claro objetivo de velar por lo mejor para la organización. Y segundo, que nunca, independientemente de quien esté involucrado en la disputa, debe haber otro ganador que nuestro comercio.

Y si me pregunta como puedo ayudar, le diría que hay que respetar una regla que nos ayudará a salir fortalecidos de cada compulsa, simple o compleja, de cada decisión donde tengamos opiniones encontradas, de cada lugar donde las pasiones parecieran ganarle a la razón…esa regla es, “cambiar datos por pareceres”.

Así de simple, así de contundente.

No tengo duda de que los pareceres nos confunden, son hijos de una mirada subjetiva y aliados sólo de sus aliados. En cambio los datos aclaran, si son fríos, por eso los necesitamos para los momentos calientes, donde parece que todo es blanco o negro…

Disfrutemos hoy de esa magnífica oportunidad que nos da ser una pequeña empresa, y generemos un cambio instantáneo donde despidamos de nuestras discusiones a los “pareceres” y les demos la bienvenida a los “datos”.

Alejandro Bogado

www.bogadocapacitacion.com.ar

COPYRIGHTS 2010 • Todos los derechos reservados • www.comerciosanitario.com • Buenos Aires • Argentina