Sanitario Emede, titular Ana María Rivera.

Para crecer, hay que saber delegar.

Con mucho orgullo, Ana María Rivera define a su empresa como una verdadera PYME familiar. Es que junto a ella está su hijo Alejo (23) y su yerno Sebastián Freire (32) que “me han dado la oxigenación que los años y la realidad imponían”.

27/07/2010 - 06:00Colegas

Con mucho orgullo, Ana María Rivera define a su empresa como una verdadera PYME familiar. Es que junto a ella está su hijo Alejo (23) y su yerno Sebastián Freire (32) que “me han dado la oxigenación que los años y la realidad imponían”. Si bien sanitarios Emede, Belgrano 4267, Villa Domínico, Avellaneda, tiene 28 años de existencia, y muchos podrían decir o suponer que el camino está desandado y consolidado, Ana María ha preferido apostar al aggiornamiento constante. No quedarse, estar actualizado, apostando a las nuevas herramientas tecnológicas y abrir nuevos horizontes comerciales, es la impronta o el ADN que Emede carga en su quehacer diario
Esto -dice una gentil y coqueta Ana María ante las cámaras de Comercio Sanitario.com -, nos permitió que en los últimos 4 años tengamos un crecimiento interesante; y se da porque también tenemos un personal con muchos años de experiencia, gente con 25 años de oficio”. No es difícil imaginar que la conjunción de la experiencia otorga -en la medida en que esté bien dosificada, ahí es donde juega un rol prioritario Ana María, es claro verlo-, un ingrediente positivo a la actividad laboral. Frente a esta realidad, la responsable de la empresa asegura -como quien pone en la mesa de los colegas su experiencia-, que “lo interesante en este tipo de estructuras, es saber delegar, porque uno, por distintos motivos se va quedando ¿no?”. Delega quien está seguro de sí mismo y sabe hacia dónde va. En el caso puntual de ella, tal vez su seguridad se basa en los años de conocimiento que tiene en el rubro. “A los 15 años ya estaba con mi padre y hermano en esta actividad”, reseña para agregar que recién en 1982 comienza de manera independiente.

Hoy Emede excede el marco local. No pocas empresas constructoras y arquitectos con importantes obras en el Oeste y Norte de Buenos Aires, tienen a Emede como proveedor. Para esto, dentro del comercio se mueven 9 personas que atienden y asisten al cliente. Con un importante local sobre Belgrano y un depósito con salida a otra calle (en total hay más de 1300 mts. cuadrados propios), Emede logra abastecer al cliente con móviles de manera rápida y eficiente.

“Sí, sí, somos de utilizar las nuevas tecnologías pero también apostamos a la capacitación permanente, el cliente tiene que estar bien asesorado”, afirma Ana María Rivera al momento de responder sobre estas cuestiones. Preguntada sobre si hay algún secreto para cuidar o “conservar al cliente, dice muy segura: el buen trato y la honestidad, y SERLES CLAROS, enfatiza. Dentro de esta saga de transmitir experiencias, explica “que en Emede nunca gastamos más de lo que entra, ni vendemos lo que no tenemos”.

Con respecto a sus colegas y cómo la ven y cómo se integra, ya que no es frecuente que una mujer esté al frente de este tipo de actividades, asegura que “realmente nunca me sentí discriminada o mirada diferente por el hecho de ser mujer. Con la mayoría nos conocemos desde hace décadas y por suerte nos llevamos muy bien”. También confía que comparte con sus colegas y proveedores experiencias y las mismas inquietudes comerciales. “No competimos, intentamos integrarnos por el bien de todos, y esto se traslada hacia el cliente”, sintetiza, cuando las cámaras de Comercio Sanitario.com habían apagado las luces.

Encuestas
¿Qué sector de su empresa se ve más beneficiado por el uso de Internet?
Proveedores